Translate

sábado, 11 de abril de 2015

Los últimos Austrias en Guadix, por CARMEN HERNÁNDEZ MONTALBÁN.


Caminante, ésta que ves
casa, no es quien ser solía;
hízola al rey mancebía
para convento después.
Lo que un tiempo fue y lo que es,
aunque con rojo señal
y título en el umbral,
ella lo dice y enseña
que casa en la que el rey empreña
es la “Concepción Real”.

(Escrito anónimo al Convento de la Concepción en la Calle de Alcalá de Madrid)

Desde que Sergio Antonio Rodríguez Sánchez escribió en 2001, en la revista Nieve y cieno, el artículo “Un canónigo de la Catedral de Guadix era hijo de Felipe IV” ha corrido la tinta sobre el asunto: Antonio Enrique y su novela “La espada de Miramamolín”, el artículo “Sangre de reyes” que escribí yo misma para Wadias e Ideal, el artículo interesantísimo de Sergio Antonio Rodríguez Leyva "La madre del canónigo Austria", en la revista Nieve y Cieno, Marcelo Miranda Rivas con su artículo "Nuevas luces acerca de Carlos Fernando de Austria", publicado también en Nieve y Cieno, además del artículo de Rafael Aguilar “Testamento de Carlos Fernando de Austria” publicado en el Boletín Real Academia de Bellas Artes.
El interés que el asunto ha suscitado entre los accitanos y descendientes nos ha impulsado a investigar e ir completando información sobre la vida del canónigo. Sabemos que el rey, como muchos monarcas, fue muy animado en asuntos de alcoba, y prolífico en hijos bastardos, entre los que se cuentan a Juan José de Austria, hijo de Felipe IV y de una afamada actriz conocida como “La Calderona”, o Fray Alonso de Tomás, que tuvo con una dama de la reina Isabel de Borbón: Constanza Orozco, entre otros. Fue guarda mayor de las damas de la reina, la madre de Carlos Fernando de Austria, doña Casilda Manrique de Luyando y Mendoza. Entre los ilegítimos se cuentan hasta treinta, aunque sólo se conoce el nombre de unos cuantos:
Don Francisco Fernando Isidro de Austria (Madrid, 1626 – Isasi, 12 de marzo de 1634), fruto de los amores del rey con la hija del Conde de Chirel. Este fue el primero, que murió a los ocho años de edad y enterrado en el Monasterio del Escorial.
Ana Margarita, otra hija de la que se desconocen las fechas de su nacimiento y muerte, entró como religiosa agustina en el Real Monasterio de la Encarnación de Madrid.
Don Alonso Antonio de San Martín, habido con Doña Tomasa Aldana, dama de la reina Isabel de Borbón, religioso que llegaría a ser Obispo de Oviedo y más tarde de Cuenca, en cuya catedral se halla enterrado.
Fray Juan del Santísimo Sacramento (Juan Cossío), religioso de la Orden de San Agustín, autor del libro: “Vida del Venerable Siervo de Dios Vicente de Paul, 1701.
Don Fernando Valés, fue gobernador de Novara y General de Artillería del Estado de Milán hasta su muerte en 1702. El rey lo tuvo con Ana María de Uribeondo.
Doña Luisa de Orozco Calderón, También hija de María Inés Calderón “La Calderona” y por tanto, hermana de Juan José de Austria. Fue abadesa del Valfermoso.

Teniendo en cuenta la abundancia de hijos ilegítimos que fueron religiosos y religiosas, tan sólo se tiene noticia de la descendencia de Carlos Fernando de Austria que casó dos veces: la primera con Isabel Garrido Muñoz, de Cuenca, con la que tuvo a su primer hijo Francisco Fernando de Austria, que fue religioso agustino calzado de la Provincia de Castilla. Carlos Fernando queda viudo en 1665, y transcurrido un año, vuelve a contraer matrimonio con Francisca Díaz de Lavandero y Córdoba. De este matrimonio nacen dos hijos, Mariana (1968), que lleva el nombre en honor a la reina Mariana de Austria, segunda esposa de Felipe IV, y Antonio Fernando de Austria que fue monje trinitario en el convento de la Santísima Trinidad de Calzados de Córdoba. Calos Fernando, de nuevo viudo en 1675, es cuando pidiendo ayuda al rey, se ordena sacerdote y se traslada a Córdoba, a la Iglesia Real y Colegial de San Hipólito, donde ocupa una canonjía. Finalmente, en 1690 es trasladado a Guadix, a donde le acompaña su hija.

Mariana de Fernando de Austria, tal como aparece en la documentación que pude localizar en el Archivo Diocesano y Capitular de Guadix, sería la que iniciaría la descendencia de los Austrias accitanos. Contrae Matrimonio en 1694 con un caballero de una hidalga familia accitana, Don Juan Manuel de Cea y Carvajal. A esta familia perteneció el conocido Cortijo de Cea, por el que Mariana pleitea en un documento, a favor de su hija Francisca de Cea, cuya descendencia llega hasta nuestros días. Descendientes de Carlos Fernando de Austria son: Juan Miguel Giménez Miranda, Marcelo Miranda Rivas, Sergio Antonio Rodríguez Leyva, Carmen Machado Miranda, Antonio Medialdea Miranda, por nombrar algunos conocidos y amigos. Todos personas sencillas cuya actividad profesional es muy variopinta, contemporáneos y paisanos nuestros, tal vez los únicos descendientes en línea directa de aquella dinastía que durante un tiempo, gobernaron un imperio por donde nunca se ponía el sol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario