Translate

miércoles, 1 de febrero de 2017

Nuevas luces sobre la familia de Diego de Guadix, por CARMEN HERNÁNDEZ MONTALBÁN.

    


    El archivo Diocesano de Guadix sigue dando frutos, entre los documentos hallados que don José Rivera Tubilla, de forma voluntaria está catalogando, se encuentra un pleito  de 1592 muy curioso del que trascribo un fragmento. 
    El demandante es, ni más ni menos que el hermano del Padre Diego de Guadix, un franciscano, arabista y lexicógrafo, autor del Diccionario de arabismos: recopilación de algunos nombres arábigos, del que el mismo Sebastián de Covarrubias bebió para elaborar el suyo propio. Pero además de este descubrimiento, tras leer la biografía del fraile erudito, en lo que lo emparentan con la familia Barrero citando a su sobrino Juan Villalta y Barrero, vemos que una lápida que antes estuvo en el Convento de San Francisco recientemente restaurado, que ahora se halla en el Archivo Diocesano, es la lápida familiar de la familia Villalta. En la biografía preliminar al diccionario, se dice que Diego de Guadix fue enterrado en el convento franciscano de su ciudad. Documentación y epigrafía, atan cabos.

    “Alonso de Bega y Barrero Vº (vecino) desta ciudad y familiar del Santo Oficio, en ella como mejor de derecho lugar aya aparezco ante Vmd. (Vuestra Merced) y digo que entre los hijos que tuvimos Ynes de Molina mi mujer y yo fue Alonso Barrero clérigo Presbítero Beneficiado que al presente es del lugar de Purullena y de la villa de Zafra, Obispado de Badaxoz al qual yo crie y alimente con mucho cuydado y diligencia y le di estudio y mediante lo susodicho se ordeno y le di en patrimonio quatrocientos ducados para que se ordenase señalados sobre unas cassas principales en la parrochia de Santiago y Fray Diego de Guadix mi hermano de la orden de Sto. Francisco para remediar mi necesidad y pobreza ynpetro el Beneficio de la villa de Zabra para el dicho Alonso Barrero mi hijo y ntro. Muy Stº Padre Clemente octavo le hizo gracia del y lo posee quieta e pacíficamente  para todo lo qual yo y el dicho mi hermano pusimos todos los medios umanos y justos y yo por sustentar al dicho mi hijo consumi toda mi hacienda quedando yo crisimo sin tener con que me poder sustentar ni a mi mujer y ntros. hijos y el susodicho olvidado de su obligación el y de la reverencia paternal y de lo que (,,,) esta obligado no me acude  ni  remedia antes me deja padecer y sufrir necesidad y aunque muchas veces le e pedido y rogado por descargo de su conciencia y por lo que debe a su abito y orden sacerdotal y por lo que esta obligado me remedie acuda y favorezca con la mitad a lo menos de los frutos de los dichos beneficios no lo a querido ni quiere hacer antes los disipa y gasta a su voluntad sin querer como dicho es remediarme, por tanto a Vmd. Pido y suplico atento a lo susodicho y a aquel dicho Alonso Barrero es el hijo mayor que tengo y el qual a consumido totalmente toda mi hacienda por su sentencia que en tal casso lugar aya le condene a que en cada un año durante  los días de mi vida y suyos me alimone y de el sustento necesario, señalando una cosa justa de lo que así goza y disfruta de la renta de dichos beneficios pues es justicia que pido y en lo necesario …”