Translate

domingo, 1 de diciembre de 2013

De Montiel a Pedro Martínez: historia de un linaje de CARMEN HERNÁNDEZ MONTALBÁN


Introducción:

Conocí a Manuel Bravo Pérez, catedrático de Odontología Preventiva de la Universidad de Granada, hace aproximadamente seis años. Nuestro encuentro está cargado de anécdotas curiosas que relataré en otro artículo, para no desviarnos del tema que nos ocupa. Por entonces yo trabajaba en el Archivo Diocesano y Capitular de Guadix, catalogando impresos antiguos para el Catálogo Colectivo del Patrimonio Bibliográfico Español. No pasó mucho tiempo hasta que comencé a interesarme por la documentación que allí se custodiaba, al principio con cierto miedo y respeto por su antigüedad y valor, vencidos finalmente por mi gran curiosidad. Pronto empecé a familiarizarme con la tipología, estructura y grafía de los documentos de cada época, contenidos en las carpetas,  agrupados en distintas secciones: Capellanías, Expedientes matrimoniales, Libros de actas capitulares, Pleitos (de distinta naturaleza), Expedientes de limpieza de sangre, etc. Manuel Bravo me había contado que su familia conservaba documentación desde hacía siglos y que por una de las líneas genealógicas, descendía de los fundadores de Pedro Martínez, pueblo de nuestra comarca en la zona de los Montes. Sus antepasados, procedentes de Huelma, habían nacido y residido en Guadix hasta bien entrado el Siglo XIX. Actualmente tengo el placer de trabajar en la genealogía de la familia Bravo Pérez y tengo a mi disposición una copia de toda esa documentación, que junto con la hallada en distintos archivos, me ha servido para la realización de su árbol.
Uno de los documentos más curiosos de entre todos, es un memorial del siglo XVIII, redactado por su sexto abuelo paterno, Francisco Javier Bravo Pretel, en el que se prueba el parentesco con los fundadores: Pedro Martínez de Pretel y María Pretel, que comienza como sigue:
“Memorial de las noticias que tengo de la familia de mi madre Doña Juana Gutiérrez de Pretel, Natural y descendientes de Guelma, y también oí decir a dho mis padres que Ambas líneas de Preteles y Bravos abía ziertas ejecutorias que en caso necesario las allaríamos en dicho lugar de Guelma, o en casa del Señor Dn. Nicolás de Robles Caballero veintiquatro de la Ciudad de Granada y son como sigue = que Fernando Pretel vino a poblar Guelma, y hubo por su hijo a Sebastián Pretel y este litigo su ejecutoria asta llegar a Juan García de la Fuente Pretel en el año de 1395- y el dicho Juan García se allaba de alcaide del Castillo de Montiel, cuando el Rei Dn. Enrique mato al rei Dn. Pedro su hermano, llamado el Cruel, y el dicho Juan García fue familiar del Santo Oficio de la Ynquisicion de las Ciudades, obispados de Cordova y Jaen Adelantamiento de Cazorla, Abadía de Alcala la Real…”
La veracidad de la información que contiene el Memorial de Francisco Javier Bravo, ha sido probada, contrastándola en la medida de lo posible con otra de impresos y manuscritos, hallada en distintas fuentes.

Juan García de Pretel y la Batalla de Montiel.

Francisco Javier Bravo de Pretel sigue relatando en su Memorial… “El rey Dn. Pedro junto 3000 de a cavallo, los 1500 moros del Reyno de Granada y llegado con ellos a la villa de Montiel, le alcanzó allí el Rey Dn. Enrique, su hermano y dandole Batalla, la gente que yva con el Rey Dn. Pedro dexandose luego vencer se desbarato y puso en huyda. Y el Rey Dn. Pedro se encerró en Montiel de donde saliendo desesperado de socorro, se puso en poder de Dn. Beltran de Claquin (Beltran du Gesclín) y estando en su tienda entro el rey Dn. Enrique su hermano y lo mato a puñaladas, en viernes a 13 de marzo de 1369 por lo cual quedo pacífico rey de Castilla y Leon. Era en esta sazon Alcayde del Castillo de Montiel Juan García Pretel, hijo de Ruy Perez de Pretel como consta por executoria que los de este Apellido sus descendientes, tienen en la ciudad de Baeza litigada Ante Rodrigo Alvarez de Toro Alcalde de los hijosdalgos, y Alonso de Villaquirán…”
La descripción que Francisco Javier Bravo hace de la Batalla, es muy parecida a  la que aparece en el impreso antiguo Nobleza de Andalucía, de Gonzalo Argote de Molina, de 1588, citada en 1674 por Juan Flórez de Ocáriz en su Libro Primero de las Genealogías del Nuevo reyno de Granada:
“Los linajes de Gallegos y Pretel se juntaron, y es todo uno en Baeza, como lo escribe Argote de Molina, y que el año de 1369, en que se perdió, y murió el rey Don Pedro Cruel, o Justiciero, era Alcayde del Castillo de Montiel (donde estuvo) Juan García Pretel, hijo de Ruy Perez de Pretel, como consta por executoria que los deste apellido tienen en la ciudad de Baeza…, por ella consta que el dicho Juan García Pretel era hijosdalgo, y Alcayde del Castillo de Montiel a esta sazón…”.
Esto tuvo lugar en Montiel en la segunda mitad del siglo XIV. La corona de Castilla vivió un terrible enfrentamiento entre el que ostentaba el poder, Pedro I, y su hermano Enrique de Trastámara, hijo bastardo del rey Alfonso XI, afectando a todas las capas de la sociedad, desde la nobleza al clero, hasta la gente humilde del campo y la ciudad. Esto, igualmente, tuvo repercusión internacional, pues soldados procedentes de Francia como de Inglaterra; protagonistas de la Guerra de los Cien años, participaron en uno y otro bando. Según la opinión de muchos expertos, esta contienda podría considerarse como la primera guerra civil española, pues ven en ella un primer indicio de lucha entre las dos Españas, una la conservadora, representada en la persona de Enrique de Trastámara, que miraba hacia el pasado, y otra progresista, encabezada por Pedro I, que ponía la vista en el futuro, acusado de favorecer a la población judía y musulmana. Las condiciones económicas y sociales en que se resolvió el conflicto eran difíciles: grandes catástrofes, como la epidemia de peste negra o los pésimos años de cosecha, con la consecuente caída de la producción agraria, tuvieron como respuesta una actitud cada vez más violenta de los poderosos que veían reducidas considerablemente sus rentas.
Juan García de la Fuente Pretel, era Alcaide del castillo de Montiel, hijo de Ruy Pérez de Pretel, conocido como “Caballero de la Banda”. Tuvo por hijo a Diego Martínez de Pretel, con el que sirvió en la Guerra de Aragón y particularmente en el Cerco de Calatayud. Continúa Juan Flórez de Ocáriz: “El qual Diego Martínez Pretel tuvo por hijos a Pero Martínez Pretel, Juan, Diego, Sancho, González y Pascual. Los quales litigaron su hidalguía y ganaron la dicha Executoria”.
He encontrado dos documentos manuscritos que atestiguan la información que ofrecen Gonzalo Argote de Molina y Juan Flórez de Ocáriz. Estos Documentos son: Una Real Provisión ejecutoria de hidalguía de Juan Martínez Pretel, de Baeza, presentada en Santisteban del Puerto, de 1666, y otra prueba de hidalguía presentada por Pedro Martínez de Pretel, nieto de Juan García de Pretel, el alcaide del castillo de Montiel. No hay que confundir a este Pedro Martínez con el fundador, pues por la fecha en que fue hecho el documento, todo apunta a que se trata de un tío del mismo. Ambos documentos hacen referencia a la segunda Ejecutoria presentada en tiempos de  Enrique IV, hermano de padre de la Reina Isabel la Católica, por el dicho Pedro Martínez de Pretel que dice: “Pedro Martínez, pareció ante el dho Rodrigo Alvarez mi alcalde de los hijosdealgo y presento un escrito (…) declarando los lugares donde el avia los testigos para prueba de su intención dijo que los avia de la dha villa de Santistevan del Puerto donde el morava y en la ciudad de Jaen y en las villas y lugares de su ovispado y otros en las villas y lugares de toda la tierra de la orden de Santiago y otro sí dijo que por quanto algunos testigos eran viejos y tan cansados de que en sus pies que no podían venir a la dicha mi corte en sus pies ni en cavallos y otros algunos que eran cavalleros y tenían castillos y fortalezas en frontera de moros y tenían fecho pleito(…) y aunque le eran menesterosos y ellos eran de grandes caudales (…) pidio a el dho mi alcalde que le mandase dar mi carta de executoria para las justicias de los dhos lugares para que reciviessen los dhos de los tales testigos e fiço juramento que no demandava maliciosamente salvo porque entendiendo que en otra manera no podia provar su intenzion  y los dhos mi alcaldes y notario  visto el dho pedimento   y todo lo  que el dho Pero Mnez ante ellos dijo y mandaronle dar mi carta para que tomassen y reciviessen a las sus dhos de las tales personas tomandoles primero juramento la señal de la Cruz que si pudiesen venir a la mi corte en sus pies o cavallos y les pusiessen plaço que viniessen personalmente y sobre esto asignaronle cierto plaçoa que fuese con la dicha mi carta y viniesen los tgos. y provanças (…) El dicho Gomez Hernandez Malaver comendador de Santiago de Monticon testigo Presentado por home hijodealgo de dicho lugar(…) dijo que avia andado en Aragon cuando la guerra del rey Don Pedro sobre Calatayud y que conociera a Juan Garcia de Pretel en el Real de Calatayud y que traia un su hijo que llamaban Diego Martinez  y que los viera siempre defender por hijosdealgoy servia siempre en estado de los hijosdealgo y que este Pero Martinez que es hijo del dho Diego Martinez y nieto de el dho Juan Garcia=”

Pedro Martínez y María Pretel, los fundadores.

Guadix fue conquistada por las tropas al servicio de los Reyes Católicos, el 30 de diciembre de 1489, después del cerco y un largo asedio a Baza, que no sin trabajo hicieron caer el día 28 de noviembre del mismo año. No sabemos en qué momento llegarían los fundadores, Pedro Martínez de Pretel y María Pretel, su prima y esposa, casados con bula de su Santidad. Estos, según Francisco Javier Bravo, fueron vecinos del Cortijo de la Zacedilla y antes habían sido vecinos de Huelma. En la prueba de hidalguía antes citada, Pedro Martínez, tío del fundador, declara ser hijo de Diego Martínez Pretel, según concuerda con la información que nos da Juan Flórez de Ocáriz. Diego Pretel, hijo de Juan García Pretel, casó con Catalina Martínez y tuvieron por hijos a Pedro Martínez Pretel, Juan Martínez Pretel, Diego Martínez Pretel, Sancho, Gonzalo y Pascual.
En la Biblioteca Digital de la Real Academia de la Historia, encontramos un documento que contiene un pequeño esquema genealógico, en el que aparece un familiar de Pedro Martínez: su prima Doña Isabel Ruiz Pretel, esposa de Don Diego de la Cueva y Navarrete, conquistador de Guadix, uno de los 200 caballeros que obtuvieron mercedes en tiempos de los Reyes Católicos, hija de Pedro Martínez de Pretel, el que litigaba en la ejecutoria de hidalguía anteriormente citada, uno de los hijos de Diego Pretel, y Catalina Martínez. Por tanto, Pedro Martínez de Pretel, el fundador, debió ser sobrino de este otro Pedro. Así pues, sabemos que los abuelos de Pedro Martínez y su prima Isabel Ruiz debieron ser Diego Pretel y Catalina Martínez. Hija de Isabel Ruiz y Diego de la Cueva sería Isabel de la Cueva, que casó con el Comendador Juan Dávalos, hermano mayor del Cardenal Don Gaspar Dávalos, Obispo de Guadix y fundador del Monasterio de Santiago.
Los fundadores de Pedro Martínez debieron llegar entonces a Guadix, si no en tiempos de la Reconquista, poco después. Y estaban emparentados con las familias más encumbradas de la sociedad  accitana, procedentes de pueblos y villas de Jaén, que en su mayoría habían obtenido heredad por su participación en la Guerra de Granada.
Continúa diciendo Francisco Javier Bravo en su Memorial: “Juan García Pretel, alcaide del Castillo de Montiel, hubo por su hijo a Diego Pretel, que casó con Catalina Martínez y tuvieron por su hijo a Pedro Martínez de Pretel, que casó con María Sánchez Santisteban de cuyo matrimonio tuvieron por su hijo entre otros, a Sebastián Pretel, que casó con Catalina de Almansa, de cuyo matrimonio tuvieron por su hijo entre otros a Fernando Pretel, que casó con Juana de Navarrete, quien la susodicha y su marido otorgaron testamento de mancomun en la Villa de Huelma, en 17 de marzo de 1518, declara sus hijos entre otros a Sebastián Pretel quien otorgó testamento en la villa de Huelma en 3 días de febrero de 1592 ante Juan Martínez de Heredia…”
Por tanto el parentesco entre Pedro Martínez y Nicolás de Robles, contemporáneo de Francisco Javier Bravo, confluiría en el matrimonio de Diego Pretel y Catalina Martinez. El parentesco de Juana Gutierrez Pretel con los fundadores, consta en el Acta de fundación de la Capellanía que fundó María Pretel y los distintos pleitos que se generaron para la posesión de dicha Capellanía; en los que constan las fes de bautismo de la rama Bravo Pretel, entre otras.

Fundación de la Capellanía por María Pretel


Juan Rodríguez Titos, en su libro Pedro Martínez, Campo y cielo, explica de forma muy acertada a mi parecer, cómo pudieron ser pobladas las tierras de la zona de los Montes: “Las tierras de Pedro Martínez fueron concedidas en imprecisos fragmentos por los Reyes Católicos a algunos caballeros y peones militares castellanos que habían contribuido a la conquista de Granada. La imprecisa delimitación de estas concesiones favoreció la apropiación de tierras baldías colindantes en una auténtica acumulación de terrenos, de manera que ahí se originaron las grandes propiedades. Algunos de estos latifundios se incrementaron aun más por compra a bajo precio de tierras vecinas a beneficiarios de mercedes, más interesados en dineros que en agricultura…”
Antes de la llegada de Pedro Martínez y María Pretel a estas tierras ya eran propietarios del Cortijo de los moriscos Diego de la Cueva y su esposa Isabel Ruiz, prima de Don Pedro Martínez y María Pretel, como consta en el Memorial de Francisco J. Bravo: “Isabel Ruiz, prima hermana de Pedro Martínez fundador, dejó el Cortijo de los Moriscos que reditua anualmente treinta fgs. (fanegas) de trigo y cebada…”, por lo tanto no es extraño deducir que siento parientes, los fundadores compraran las tierras vecinas a las de su prima.
Las tierras de Pedro Martínez no tuvieron iglesia propia hasta 1564, fecha en la que María Pretel, ya viuda, funda la Capellanía y nombra copatrono a su yerno Juan Rodríguez Cuvero. Estos documentos arrojan nueva luz a la información ya conocida: la fundadora, en esta fecha vivió en Guadix, en la Parroquia de Santiago, como bien lo expresa el documento: “ In Dey nomine Amen: sepan quienes esta carta de publico instrumento vieren como María Pretel, viuda mujer que fue de Pedro Martínez mi marido difunto, que sea en Gloria digo: que por quanto mi voluntad deliberada ha sido y es instituir una capellanía a honor y honra de Dios Nuestro Señor y de su bendita Madre para que desde agora pª siempre jamas se sirva en la Yglesia que yo tengo edificada en el Cortijo que yo tengo cerca del Mencal en los montes de esta ciudad o en la Yglesia de Sr. Santiago de esta ciudad en cuya perroquia, yo soy vecina é perroquiana ó en el Monesterio de Sr. Sn. Francisco de esta Ciudad donde mas convenga…”
En otro documento de dicha capellanía muy posterior a este, del siglo XVIII, una prueba de parentesco de Juan Gómez Mirantes, descendiente de los fundadores, a favor de su hijo dice así: Que las tierras sobre que fundó la Dª María Pretel, las adquirió por donación, que de ellas le hizo su hermano Pacho Pretel, a quien, como dice constar de dichos libros, las dio por ser buen soldado el Rey Católico que venía conquistando estas tierras de el poder de los moros: y que sobre ellas fundó la dicha Dª María Pretel, estando casada con Pedro Martínez  en la primera venida que hicieron a este pueblo antes de la rebelión de los moriscos, con cuyo motivo se ausentaron de el por espacio de ocho años y que después vinieron a establecerse en él, y continuaron con la fundación de dicha Capellanía…”
Este testimonio es una prueba de cómo el paso del tiempo puede alterar una información de una generación a otra, pues Juan Gómez Mirantes declara que María Pretel había fundado la capellanía estando casada con Pedro Martínez, pero el Acta de fundación nos dice que la fundadora era viuda. Sí debió ser cierto que se habían ausentado de Pedro Martínez por un tiempo, pues fueron vecinos de la Parroquia de Santiago de Guadix y que el motivo de su ausencia pudo ser la Rebelión de los moriscos de 1568, cuatro años después de la fundación. 
Claro es que, si bien los fundadores no llegaron inmediatamente después de la Conquista de Guadix, debieron hacerlo antes de 1554, pues Pedro Suárez, en su Historia del Obispado de Guadix y Baza ya nombra el Cortijo de Pedro Martínez:
“En el distrito de Montarum -que ahora llaman montes de Guadix- no se hizo erección de Iglesia alguna, por no haber población de consecuencia, hasta que en el año 1554, en que celebró sínodo Don Martín Pérez de Ayala, se erigieron las tres iglesias siguientes con sus curatos, aunque sin beneficios. En el lugar de Gobernador se erigió en parroquial la iglesia de San Sebastián, a la cual se le asignaron términos y anejos. En el lugar de Alamedilla se erigió parroquial dedicándola a San Antonio y uniendo a ella los vecinos del Peñón, que llaman de Francisco de Mescua, los de Pedro Martínez, los de Fuente Caldera, los de Fadín-Alcalde, los de Méndez, los de Olivares y otros.”
Los bienes sobre los que María Pretel instituyó la capellanía se detallan también en el Acta de fundación. Casi todos se localizan en el Pago de Faugena, cerca de Guadix. Y eran trabajados en su mayoría por moriscos que tenían las tierras en arrendamiento o bien en propiedad. Algunos pertenecían a familias muy populares, cuyos nombres apadrinaron alguna calle de Guadix, como es el caso de la familia Mensafí. “Lorenzio Farhon por reconocimientos que hizo por Juan de Larraquel, setecientos é sesenta é siete maravedís e medio que debe de censo en cada un Año pagado á primero día del mes de enero de cada Año, los quales están cargados sobre una alanzada de viña que es en el Pago de Faugena, linde de la Rambla, y de los herederos de Lope Mensafí, y con el Acequia y con otra Rambla”.
Los moriscos de la comarca, como los del resto del Reino de Granada, se vieron sometidos a una fuerte presión aculturadora como refleja el Synodo de Martín Pérez de Ayala de 1554.
El nivel de vida empeoró debido a la crisis de la industria sedera, tan próspera en nuestra tierra en otros tiempos. Hubo cambios en la propiedad de la tierra y en la forma de trabajarla, que restaron a la producción agrícola, además de un aumento de los impuestos para este sector de población. Estos y otros factores trajeron como consecuencia la rebelión morisca y la posterior expulsión, que posiblemente tuvieron que ver en el cambio de residencia de Pedro Martínez y María Pretel a Guadix.

Conclusión
Como ya se ha dicho anteriormente, la rama de los Bravos y Preteles queda reflejada en las fes de bautismo en las que constan cómo de Don Diego Pretel y de Juana Martínez, nació Pedro Martínez de Pretel en 1584. Pedro Martínez casó con Dª Juana Gutiérrez y tuvieron por hijo, entre otros a Antón en 1637. Antón adoptaría el apellido materno y casó con María Ascutia, los cuales tuvieron por hija a Juana Gutiérrez de Pretel en 1683.
Fue con Juana con la que se unieron los linajes de Bravos y Preteles, pues esta se casó en 1706 con Blas Ignacio Bravo, natural de Guadix, que había quedado viudo de María de Raya, su primera mujer, en la Parroquia de Santiago. De la unión de Juana Gutiérrez de Pretel e Ignacio Bravo nació, entre otros, Francisco Javier, el autor del Memorial, de profesión herrero y propietario, nacido en 1711. La familia Bravo estaba asentada en la actual calle de San Miguel, cerca de la antigua Puerta de Granada, donde tuvieron varias viviendas y fundaron en la Parroquia algunas Obras Pías. Un hermano de Francisco Javier Bravo, Juan Francisco de Paula Bravo, sería pretendiente a la Capellanía que fundó María Pretel y llegaría a ordenarse sacerdote. Agustín Bravo, hijo de Francisco Javier Bravo, también fue sacerdote y estuvo en posesión de dicha Capellanía, así como su hermano Pascual Bravo Pretel (1749), antepasado en línea directa de mi amigo Manuel Bravo Pérez. Este también fue pretendiente a la Capellanía, pero no llegó a ordenarse lógicamente, pues años más tarde contrajo matrimonio con Doña Josefa Durán y Flores, hija del que fue Regidor de Guadix: Don José Durán y Ariza.  De este matrimonio nació entre otros, Don Manuel Bravo Durán (1787), que casó con Doña  Antonia Minóver Garbín, natural de la Orotava en las Islas Canarias, de cuyo matrimonio nació también, entre otros, Manuel Bravo Minóver. Manuel casaría con Doña Justina Caldas, de Granada, y tuvieron por hijo, entre otros, a Manuel Bravo Caldas (1854). Don Manuel Bravo Caldas, que fue Juez de Primera Instancia e Instrucción en distintos lugares, contrajo matrimonio con Doña María del Pilar Palacios Vílchez, con la que tuvo, entre otros, a Manuel Bravo Palacios (1891). Manuel Bravo Palacios, médico, casó con Doña Concepción Cárdenas Sánchez, de cuyo matrimonio nació Don Manuel Bravo Cárdenas (1932),cirujano, que casó con Doña Emilia Encarnación Pérez Pérez. Y de este último matrimonio nacerían: Inmaculada, Manuel (mi amigo), José Javier y Cristina Bravo Pérez, los descendientes más recientes de esta línea.





BIBLIOGRAFÍA:
ARGOTE DE MOLINA, Gonzalo. Nobleza de Andalucía. Sevilla: [s.n.], 1588 (por Fernándo Díaz).
ASENJO SEDANO, Carlos. Guadix la ciudad musulmana del siglo XV y su posterior transformación en la ciudad neocristiana del siglo XVI. Granada: Diputación Provincial, 1983.
FLÓREZ DE OCARIZ, Juan. Libro primero de las genealogías del nuevo reyno de Granada. Madrid: (s.n.), 1674 (Por Ioseph Fernández Buendía).
GARRIDO GARCÍA, Carlos Javier. “La integración baldía de los seises y oficiales moriscos del reino de Granada (1570-1584): la familia Ramí de Guadix”: Miscelanea de Estudios árabes y hebraicos. Sección Árabe-Islam. Vol. 59 (2010), p 21-43.
LADERO QUESADA, Miguel Ángel. Granada después de la conquista: repobladores y mudéjares. Granada: Diputación Provincial, 1993.
LAFUENTE ALCÁNTARA, Miguel. Historia de Granada, Vol. IV. Granada: Universidad, 1992.
LOPEZ DE HARO, Alonso. Segunda parte del nobiliario genealógico de los reyes y títulos de España. Madrid: [s. n.], 1622 (Por la viuda de Fernando Correa Montenegro).
RODRÍGUEZ TITOS, Juan. Pedro Martínez, campo y cielo. [Pedro Martínez]: Ayuntamiento de Pedro Martínez ; Granada : LíderComarca de Guadix, 1997.
SUÁREZ, Pedro. Historia de el Obispado de Guadix y Baza. Madrid: [s.n.], 1696 (En la Imprenta de Antonio Roman).
VALDEÓN, Julio. Pedro I el Cruel y Enrique de Trastámara ¿la primera guerra civil española?. Madrid: Santillana, 2002.

DOCUMENTOS INÉDITOS:
Memorial de Francisco Javier Bravo. Archivo de la familia Bravo Pérez.
Partidas bautismales [varias]. Archivo de la familia Bravo Pérez.
Ejecutoria de hidalguía de Juan Martínez Pretel. Archivo de la Real Chancillería de Granada (ARChG), 4618-012.
Ejecutoria de hidalguía de Pedro Martínez. Archivo de la Real Chancillería de Granada (ARChG), Legajo 612, pieza 5, cabina 304.
Acta de fundación de la Capellanía de María Pretel. Archivo Histórico Diocesano de Guadix (AHDGu), Est. 12, Tab.20, Caja 2745, leg. 9.

RECURSO ELECTRÓNICO:















1 comentario:

  1. Muy buen blog, te he dejado en Face un mensaje en el que te decía lo de que los documentos de la familia Bravo los tuve fotocopiados en casa y empezaba a meterles mano, cuando llegó un escritor al pueblo a presentar su libro y bueno...como yo hacía talleres de lectura por aquéllos entonces; me presentaron, estuvimos hablando y al final le entregué los papeles y ya...pues a otra cosa!
    Entonces me ha encantado que al final tú hayas podido hacer la investigación que tocaba.
    Ha estado bien lo de enterarme que cuando la Pretel creó la capilla, su marido Pedro Martínez ya estaba muerto.
    Muy bueno también la relacción con Guadix, algún día que te vea por Guadix te digo que me enseñes por dónde estaba su casa etc.
    Un abrazo, voy a seguir leyéndote en este blog.

    ResponderEliminar